La comida es un placer, siempre cuando estés bien acompañado

A mí me encanta comer pero reconozco que todo sabe mejor cuándo estás bien acompañado. Y es que no es lo mismo acudir a un restaurante como Casa Carmen Sevilla solo que con tu pareja, familiares y/o amigos.

Quieras o no el hecho de estar compartiendo comida con tus seres queridos eleva la experiencia al máximo sobre todo si además pedís varios platos para compartir y poder degustar diferentes sabores en una misma comida y/o cena.  Además, aunque la comida sea un placer no deja de ser una excusa para reunirse alrededor de una mesa y disfrutar juntos del arte de la gastronomía.

De hecho, las veces que he ido a comer solo a un restaurante me he sentido un poco deprimido porque por mucho que después les cuente a mis allegados lo bueno que estaba un determinado plato no es lo mismo que si hubiésemos estado juntos probándolo y debatiendo sobre cómo habrá sido preparado, los ingredientes que lleva o si se podría haber hecho mejor de alguna forma.

Prefiero ir con alguien y poder comentar todos estos detalles mientras alargamos la sobremesa disfrutando no solo de la comida, sino también de lo más importante: la compañía y la buena conversación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *